El encuentro de duelo: Un abrazo de almas

Tuvimos nuestro maravilloso encuentro de duelo. Un espacio para compartir lágrimas, pero también algun momento de risa y sobre todo amor y esperanza para coser un poquito los corazones rotos. (Much@s me dijistéis que queríais asistir y no pudistéis. En los próximos días estate atent@ al blog, como ya saben mis antiguos subscriptores, te llevarás “Herramientas para afrontar el duelo” simplemente por subscribirte).

El duelo tiene algo mágico y es la capacidad de establecer conexiones con gente increíble. Carol dice que lo más hermoso es la gente que Mei le va poniendo en el camino y yo creo lo mismo.
No sabéis la ilusión y el cariño que le pusimos Cheli, Carol y yo a cada detalle. Preparar algo así lleva mucho más tiempo de lo que parece y requiere coordinarse y hablar sobre el enfoque y los significados. Cada palabra cuenta, cada matiz incluso. Fue muy enriquecedor trabajar codo con codo con ellas y conectar a un nivel profundo.
Por una de esas casualidades (que no existen), Carol y yo, que no nos conocíamos en persona, coincidimos en la semana previa al encuentro en el mismo sitio de vacaciones, de modo que quedamos con nuestras familias para vernos. Fue genial. (Ella es la autora de la acuarela que véis en la columna de la derecha si estáis en la versión web del blog. La acuarela del segundo cumpleaños de Olivia).
Junto al mar, preparando los textos y el audio del encuentro.
Esos días en la playa, el sufrimiento me visitó de nuevo. Al reconectar para preparar el encuentro con los sentimientos del inicio del duelo, volvieron momentos duros, recuerdos lacerantes. El mar y la brisa recogieron mis lágrimas, en un rato de soledad frente al Mediterráneo, soledad que no era tal, pues fue un tiempo con Olivia, una conversación profunda y sanadora con mi hija.
También en esos días, cuando a veces flaqueaba y me entraban las dudas, pensando, ¿Quién soy yo para hacer este encuentro? Sólo soy una mamá más, como todas las que han perdido un hijo, ¿Por qué “me atrevo” a querer compartirlo? Un deseo generoso nacía de mí, simplemente, pero también sentía inseguridad y entonces “casualmente”, una madre me contactó una noche a través del mesenger de facebook y se me saltaron las lágrimas de emoción en medio del paseo marítimo:
“Hola Alicia. Te escribí hace un tiempo porque también tengo una estrella en el cielo llamada …En su momento tu blog me ayudó montones en mi proceso de duelo, ya te lo he contado antes

Hoy sentí la necesidad de escribirte porque hace poco me enteré de que Dios me ha dado una nueva posibilidad de volver a ser mamá: estoy emabarazada

Y bueno, esta vez tu blog sirve de apoyo para mí desde otro lado, del camino de los miedos y ansiedades que genera este nuevo camino

Es raro, porque gran parte de mi entorno aún no lo sabe porque es muy reciente, pero sentí la necesidad de agradecerte este nuevo camino que nuevamente me acompañas sin saberlo

Gracias!! Mientras tu corazón lo dicte, seguí haciendo lo que haces, que no sabes el impacto que generas en la vida de los demás!”

Estas palabras fueron claves en la preparación del taller. Gracias, amiga de todo corazón.

Otra persona que siempre me transmite confianza y me empuja a seguir con esta labor, creyendo en mí y diciendo que tengo un talento especial para acompañar es María Mikhailova, con la que estuvimos unos días antes del encuentro. ¡Gracias, María! Y gracias también a Sandra Ruano, que me dijo una vez “Tú tienes un don para esto, ¿lo sabes, verdad?”. Palabras de amigas que llenan el cubo y dan luz.
El día antes del encuentro, en un lugar muy especial, recibí la llamada de Hana Kanjaa, para darme ese empujón lleno de energía y disipar cualquier atisbo de duda o inseguridad. Gracias, Hana. Me siento afortunada.
Gracias a todos los amigos, a los circenses y a los y familiares que me apoyaron y lo hicieron posible, como esos abuelitos que cuidaron algunos ratos al terremoto que es Violeta para que pudiese trabajar.
El día antes estuvimos en “El jardín de Olivia”, vinieron también mis padres. Fue un día bello e intenso, lágrimas y abrazos prietos, silencios y también cariño en cada detalle y paz. Además, el día estuvo lleno también de risas por las travesuras y ocurrencias de Violeta. Estrella y arcoíris.
Mi marido dijo ” ¿Te das cuenta de que éste es el único lugar en que nuestras dos hijas pueden estar juntas fisicamente?”
 Siempre juntos, los visibles y los invisibles.
Conectar allí con Oli, justo el día antes del encuentro, tuvo un significado especial.

 

 

 

Carol, Cheli y yo elaboramos este encuentro sobre el duelo.

A Cheli, naturalmente, ya la conocía, me ha acompañado, a mí como a tantas otras familias, en las reuniones de Umamanita, en la disyuntiva de qué hospital elegir cuando estaba embarazada de Violeta,  también en el inicio difícil y doloroso de mi lactancia. Ella está ahí, presente, sin juzgar.
Juntas las tres, uniendo nuestras energíasy sensibilidades, abordamos diferentes aspectos del duelo y herramientas para avanzar. Así quedó articulado:
Pero por supuesto, los tiempos fueron otros. Porque nadie puede ponerle tiempo al dolor, al amor, a una madre contando la historia de su hijo, una historia que tal vez es contada en público por primera vez y merece ser escuchada. Cada detalle es importante.
Una vela por nuestras estrellas
Colgando las mariposas con sus nombres

 

Mis compañeras en diferentes momentos de sus exposiciones

 

Mandala exclusiva de Dibujando a Mei

 

Gracias, Esther y Maria Ángeles, vosotras que iniciastéis este camino conmigo y ahora vinistéis a compartir también vuestras herramientas. Maia y Martina siempre en nuestros corazones.
La mamá de M.
Gracias Víctor, por mostrarle mi blog a Pilar y acudir juntos al encuentro, en honor a Marco, aportando tanto con vuestra historia.
Gracias Veracruz, que ya sientes la llamada de ayudar a otros y también te estás formando para ello, gracias por venir junto a David y hablarnos de Gonzalo.
Gracias Laura, por tu presencia y tu consciencia, por esa energía de la que espero hablemos pronto, por compartir tu amor por Ian.
Gracias, Erika, por contar la historia de Alejandro,por tus palabras hacia mí, que me han llegado tan adentro y me animan a continuar y a querer ofrecer lo mejor que tenga para aliviar al menos un poco el dolor de otros, que comprendo y comparto. Palabras como las tuyas hacen que todo tenga sentido. Gracias por tu generosidad y ese regalo precioso que llevo colgado cerquita del corazón.
Gracias, Mari Carmen por venir a vernos al final, con gran respeto, con la dulce y bella Alba y darnos ese abrazo cálido.
Gracias valientes, por dar ese paso, por vencer por un segundo el dolor y continuar para venir a abrazarnos. Almas que se comprenden, que en la mirada lo llevan todo escrito.
Gracias a mi amiga Isabel Sancho, de El columpio de Claudia, porque nos dejó el espacio desinteresadamente, cuidándonos y arropándonos y por darme la idea y la fuerza para llevar esto a cabo.
Gracias a mi amigo César Vera, por su tiempo y su ayuda desinteresada al poner bonito este blog y enseñarme a hacerlo un poco mejor.
Gracias a mi amor, mi compañero de mi viaje, mi marido, por su implicación absoluta en todos mis proyectos, por su dedicación , por las horas compartidas, por creer en mí. Por ser el papá de Olivia y ayudarme a honrarla, uniéndonos en el camino.
Y gracias a nuestros hijos, por su luz, siempre.

10 comentarios

  1. Realmente tienes un don para esto Alicia. Tienes una sensibilidad especial, sabes expresar con palabras lo que el corazón siente, y nos ayudas a superar esos momentos de dolor, pena, tristeza que todavía existen y que en algunos momentos abruman. Tu blog me ayudó mucho en los primeros pasos del duelo, en saber llevar el nuevo embarazo, en saber convivir con la nueva realidad que tenía. Un besazo muy muy fuerte y gracias por todo, gracias por el encuentro, gracias a las tres.

  2. Gracias a ti Alicia por esa generosidad de abrir tu alma para acariciar otras desde la propia experiencia. No es común ni nada fácil, pero lo haces y lo haces estupendamente. Es un placer poder echarte una mano, esa experiencia es impagable. Un abrazote.

  3. Gracias a ti Alicia, el blog me ayudó y me sigue ayudando a sobrellevar el duelo y el embarazo de Carlota. Cosas que me pasaban a mí ya te habían pasado a tí antes y encontraba una explicación en tu blog y una esperanza… El encuentro me gustó mucho, lo llevabas muy preparado, lo explicaste todo de forma muy natural y sencilla, sabes mucho sobre el duelo, porque además de vivirlo, te has documentado y has trabajado mucho.Tus compis un 10 también, son gente encantadora y tienen una sensibilidad especial. Ya sabes que no tengo palabras para agradecerte lo que hiciste por.mi y tus respuestas a mis mails cuando estaba en un proceso muy doloroso.Un besazo,

  4. Alicia, qué pena vivir lejos y no haber podido asistir. Por lo que leo debió ser sanador y emotivo. Viendo la pasión y sensibilidad con que haces todo, ha debido ser una experiencia maravillosa. Un abrazo muy grande.

    1. Muchas gracias, María, por tus palabras. Precisamente pensando en todos los que no pudisteis asistir decidí escribir un pequeño ebook compartiendo las herramientas que expuse en el encuentro. Si me lees desde el móvil tienes que seleccionar abajo de la pantalla "ver versión web" y ahí verás el icono gratuito del libro. Desde un ordenador se ve al entrar al blog, en la columna de la derecha e incluso salta una ventanita ofreciéndote el regalo. Un abrazote. Escríbeme un maail y podemos hablar un día por skype.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *