El valor terapéutico de la escritura en el duelo: Historias de Amor (Umamanita)

Carol, mamá de Mei (y otros bebés no nacidos), Paloma, mamá de Andrea y yo, Alicia, mamá de Olivia, presentamos  con gran emoción el libro Historias de amor de la asociación Umamanita en la biblioteca pública José Saramago. Un libro que contiene la historia de nuestros hijos, un libro lleno de verdad y amor.
La escritura tiene un enorme valor terapéutico, así está reconocido desde diversos campos, como el de la psicología.
En nuestro caso, esta terapia de escritura de nuestros diarios tiene una triple vertiente de sanación:
1. La individual. Desde nuestra intimidad personal, enfrentados a la unicidad y singularidad de nuestro duelo, vamos dándole un nombre a nuestras emociones, vamos construyendo nuevos significados, vamos poniéndole palabras al dolor. El diario es testigo de avances y retrocesos y sirve de ancla y faro en los peores momentos. Al escribir a manos, uno observa incluso la evolución de la caligrafía, las lágrimas emborronando el papel, los agujeros en las hojas, hechos con la rabia del dolor.
2. La de pareja. Compartíamos cada noche la lectura de las entradas de nuestros respectivos diarios. Al mostrar al otro lo que habíamos escrito, le permitíamos entrar en nuestra alma doliente.Esto nos regalaba una oportunidad de comprensión del otro que pocas otras experiencias pueden brindar. Tras la lectura, a veces surgían largas y profundas conversaciones, otras sólo nos acompañábamos con lágrimas y silencio.
Las parejas pueden sufrir graves crisis o incluso llegar a la ruptura tras la muerte de un hijo. se producen desacoples en el proceso de duelo, hay diferentes formas de sentir y de interiorizar en el padre y la madre. Para nosotros, esta escritura compartida, fue una forma de unión potentísima, un renacer.
3. La de la relación con nuestra hija Olivia.
La relación física nos fue negada. Pero esos períodos de reflexión, de introspección, de diálogo interno, nos permitían crear una nueva relación, espiritual, con nuestra hija. Hablarle desde el alma, a solas con nuestro amor y nuestro dolor. Convirtiendo paulatinamente su ausencia en presencia, en presencia pura de amor.
El libro da voz a nuestro dolor y a nuestro amor. Y sé que hará mucho bien a las familias que estén atravesando el duelo.
Mi marido y yo participamos en el libro, Olivia está presente en él.
No necesitamos escribir un relato específico para esta publicación pues ambos hemos escrito siempre a lo largo de nuestra vida, de modo que cuando Olivia murió físicamente, tanto Javier como yo comenzamos a escribir un diario que era nuestra forma de comunicación con Olivia y nuestra manera de reconstruir nuestro mundo.
En mi caso, ese diario fue además, la continuación de El diario de embarazo que escribí durante la gestación para mi niña, para que supiera cuán amada, esperada y deseada había sido y lo guardase cuando fuese mayor. Ese diario, que pude concluir sacando fuerza no sé de dónde al regresar del hospital, se fue con ella, pues suyo era. El operario del cementerio lo depositó con gran cuidado y solemnidad sobre su pequeño ataúd blanco, junto con otra serie de objetos bellos, llenos de significado, que quería que la acompañasen.
Nuestro relato para el libro de Umamanita auna dos voces, la del papá y la mamá de Olivia, dirigiéndose a ella en una especie de cartas, o bien reflexionando sobre diversos aspectos de la vida y la muerte, del duelo y del camino transformacional que éste representa.
Además de explicar todos estos aspectos,  quisimos hacer un pequeño homenaje o reconocimiento a todas esas mujeres, madres, abuelas, bisabuelas, etc. que nos preceden y que perdieron hijos cuando ver morir a un hijo era algo mucho más común, cuando algunas enterraban a más de uno a lo largo de su vida.
Mujeres a las que una sociedad menos avanzada que la actual no autorizaba su dolor. Mujeres que lloraban su pena a escondidas, a las que les arrebataron los recuerdos y las fotografías, a las que les dijeron que tenían que olvidar. Mujeres que usaban el mismo nombre para el siguiente hijo, que a veces volvía a morir. Mujeres que no podían dar sepultura al hijo en el camposanto si el bebé no había sido bautizado aún, mujeres que sufrían como nosotras, pero no podían elaborar su duelo y a las que la pena les corroía el alma. (Y si esto les sucedía a las madres, no hablemos ya de los padres, si todavía hoy en día el duelo del padre parece ocupar un segundo plano , ¿qué no sería otrora?Silencio, silencio, dientes apretados y ojos secos.)
AGRADECIMIENTOS:
– Lo primero que queremos destacar es nuestro inmenso agradecimiento a la asociación Umamanita, cuya encomiable labor abarca muchos más aspectos que el Grupo de Apoyo a la Pérdida que ayuda a tantas familias:
Formación sobre muerte perinatal al personal sanitario, proyecto de las cajitas de memoria, divulgación de la realidad de estas pérdidas a través de la organización de actos como El día del recuerdo, elaboración de un vasto informe tras la recogida de datos a través de una encuesta sobre estas muertes, retoque fotográfico de las imágenes de los bebés que contengan elementos dolorosos para sus padres, asesoramiento, Proyecto Amanda, etc. Visitad su web para amplia información. (Gracias, a Cheli Blasco, mamá de Luna, por estar aún sin poder estar y gracias a Juli Blasco por su colaboración).
– También queremos agradecer que las bibliotecas públicas nos abran sus puertas y cedan su espacio y su tiempo para darle voz a esta realidad. Esa sensación de que los lugares públicos estén al servicio del ciudadano es muy reconfortante.
-Y por último y no por ello menos importante, agradecemos de corazón a todos los asistentes que validaran con su presencia un duelo muchas veces desautorizado. Reconocemos la valentía de aquellos que nos acompañaron al enfrentarse a un tema del que normalmente nadie quiere oír hablar, un tema doloroso y habitualmente silenciado al que es imposible asomarse sin lágrimas.
Gracias por compartir con nosotras emociones y arroparnos.
Gracias, además, por vuestra generosidad, pues muchos de los presentes colaboraron con esta asociación sin ánimo de lucro adquiriendo el libro, cuyo importe es un donativo destinado integramente a la labor de la asociación.
(Hay una persona con la que no pude hablar al final de la presentación y me hubiera gustado, pues me encanta conocer a todos los asistentes y escuchar las historias de sus hijos. Escríbeme o deja un comentario si lees este post, me encantaría que compartieses tu experiencia conmigo. Gracias por venir a acompañarnos ese día) 

Agradecimiento a título personal,

Gracias, amig@s, que vinistéis a hacerme sentir acompañada, a mostrar vuestro interés por la historia de Olivia, vuestro cariño por nosotros y por ella. Vuestra presencia fue un regalo maravilloso, como lo fue cuando acudistéis todos a aquel primer Día del Recuerdo, Frente al Palacio Real. Nunca lo olvidaré. En torno a nosotros hicistéis un círculo invisible, protector. A muchos de vosotros aquella fue la primera vez que os vi tras la muerte de Oli. No quisistéis faltar entonces y en esta ocasión, los que habéis podido, habéis vuelto a arroparme en la presentación. 
Me siento muy afortunada, muy agradecida, por tener unos amigos tan formidables que tejen una red para recogerme si la vida me hace tambalear. 


GRACIAS

 

Gracias, Olivia, por las señales  que me enviaste ese día, por guiarme y darme unos ojos nuevos para ver el mundo. 
Si quieres recibir un regalo especial por Navidad, 
mi taller sobre La Culpa y el Perdón en el duelo que tan buenas críticas recibió,  suscríbete al blog (desde la versión web) y tendrás acceso al vídeo. 

 

4 comentarios

  1. Alicia, acabo de ver tu taller y me ha encantado. Muy sabia la reflexión de no juzgar a la mamá que éramos entonces con los ojos del presente. Tienes razón,no pudimos hacer más en el estado en el que estábamos.

    ¿Cómo puedo conseguir el libro?

    Gracias por todo lo que nos enseñas. Un abrazo enorme.

    1. Muchas gracias, Alba! Qué buen regalo de Navidad me haces con este comentario! Ya me he puesto en contacto con Cheli de Umamanita y en breve me explicará como puedes conseguir el libro. Te escribo tan pronto tenga los detalles. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *