Halloween, la noche en que dos mundos se unen..

Como octubre nos ha traído muchos recuerdos, lágrimas y emociones, despidámoslo con alegría compartida tanto con los visibles como con los invisibles, al fin y al cabo de eso trata Halloween…
La tradición
La creencia popular dice que durante la noche de Halloween la frontera entre los dos mundos, el de los vivos y el de los muertos desaparece, de modo que criaturas del otro lado pueden visitarnos y llevarnos con ellos para siempre. Con el fin de evitarlo debemos ahuyentarlos colocando luces en las ventanas (de ahí el famoso Jack-o-lantern, la calabaza terrorífica) o bien disfrazarnos de seres fantasmagóricos para  entremezclarnos con ellos.
(Aunque la mayoría de los españoles conocimos Halloween por las películas estadounidenses, lo cierto es que es de origen irlandés, siendo los emigrantes irlandeses los que llevaron esta tradición celta a los E.E.U.U.)
La decoración
En Dublín casi toda la ciudad participa del espíritu de Halloween. (Disculpad la nula calidad artística e informativa de las fotos caserillas)

 

 

 

 

 

 

Halloween ayer
Hace unos años vivimos en Dublín. Estos son recuerdos de un Halloween previo al matrimonio y a las hijas.

Celebrándolo con nuestros amigos como manda la tradición. Allí donde fueres…

Halloween hoy

El destino ha querido que, varios años después, pasemos este Halloween con los mismos amigos que aquel otro.
“La verdadera amistad no se trata de ser inseparables, sino de poder estar separados sin que nada cambie”.
Esta vez también nos hemos contagiado del espíritu de Halloween: Es el primero de Violeta y quiero que tenga fotos de recuerdo para cuando sea mayor.

Durante el día Violeta lleva motivos de Halloween en la ropita para generar ambiente

Y por la noche se convierte en una pequeña Jack-o-lantern!

Pero no sólo Violeta participa de la fiesta. Olivia también tiene sus cositas de Halloween…

¡Hoy su velita es especial!
Y ella también tiene su disfraz, por supuesto.

Incluso la casa se transforma.
Esta es nuestra propia y espeluznante morada… ¿Te atreves a entrar?

Durante el día no parece tan terrible…

 

 

Pero por la noche…

 

 

 

 

 

Para nuestro disfrute, muchos grupos de pequeñas y horripilantes criaturas sí se atrevieron a entrar y decirnos aquello de TREAT OR TRICK! Afortunadamente, tuvimos la precaución de preparar unos cubos con dulces para aplacarlos.

 

 

 

 

 

 

 Como contraste, nos llegan desde España las fotos del jardín de Olivia, donde sus abuelos la han visitado dejándole flores por el uno de noviembre. Dicen haber percibido la paz tan especial que allí se respira.

 

 

No importa que tradición sea la que uno siga, pues lo que parece cierto es que todas, en esta fecha, recuerdan a los que partieron.

Olivia, me gusta pensar que en esta noche de Halloween nuestros dos mundos se unen y de este modo, hija mía, mi brujita buena de magia blanca, estamos hoy aún un poco más cerca…

6 comentarios

  1. Me parece una tradición muy chuli, es cierto que proviene de Europa, en España se celebraba también algo parecido, así que en realidad aquí estamos "recuperando". El año que viene yo también quiero vestir a mi peque. Mientras tanto, nuestros "otros" peaues están más cerca que nunca.

    Qué hermoso jardín!

    1. Gracias, Esther! Un jardín para la flor estelar… Pues sí que es una tradición chuli y divertida. En España se celebra bastante en Galicia (también celtas) y ahora el resto también va apuntándose o recuperando. El próximo año tendrás a un Aritz vampirillo guapisimo! Mientras, nuestras niñas habrán aprovechado para cruzar la frontera y dejarnos unos besitos de los que cosen el alma. Muaaas

    1. Gracias! Disfruté haciéndolo y recibiendo a los niños disfrazados, hace falta añadir alegría a estas fechas tan significativas en las que están tan presentes, para recordarlos con más sonrisas que lágrimas. Poco a poco, cada año, espero ver esa evolución en todos nosotros. Muaaas

    1. Muchas gracias! No sabes lo importante que es para mí recibir mensajes de ánimo respecto al blog, porque hace que escribir tenga un sentido, el de honrar a Olivia ayudando un poquito a los demás y con ello a mí misma. Gracias por devolverme esa calidez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *