Nunca te rindas

En el vídeo post anterior te hablaba de la importancia de celebrar la vida. Pero para llegar a la celebración, ha de haber un trabajo previo, ese cosechar para después recoger los frutos.

El trabajo de duelo es un trabajo, un trabajo durísimo y agotador (incluso se habla de tareas del duelo, en un próximo post hablaré sobre ellas). Y para que esa labor ardua se realice con éxito, es decir, para que volvamos a abrazar la vida, para que salgamos incluso fortalecidos, para que salgamos transformados, lo fundamental es no rendirse. Así te lo cuento en

este breve vídeo. Contraseña: constancia
Aunque el viento te azote, aunque todo te sea hostil, aunque no veas el horizonte, aunque te sientas sola y perdida… Nunca te rindas.
Esta enseñanza no sirve sólo para el duelo, sirve para la vida en general: Nunca te rindas. Repliégate cuando lo necesites, por supuesto, date tu tiempo, descansa, llora, permanece en la emoción desagradable cuanto precises, pero no te rindas, no claudiques. Toda empresa necesita constancia, perseverancia, persistencia, tenacidad. Y no te preocupes, esa capacidad está ya en ti, el ser humano es una sustancia contumaz.

Como curiosidad, antes de terminar, añado que una vez más, como una de esas casualidades que todo lo conectan, cuando estaba a punto de publicar, me he encontrado con que Romina, una de las mamás de mi red de apoyo, había compartido el siguiente mensaje del Papa Francisco:“Si sigues tocando insistentemente las puertas del cielo con tus oraciones, éstas se abrirán de un momento a otro y recibirás tus bendiciones. Dios te dará la solución para cada problema, el remedio para todo dolor y la sanación para todas tus heridas ¡NO TE RINDAS! CREE Y SIGUE INSISTIENDO”

El que sea católico que lo tome al pie de la letra, el que no, que absorba la esencia  del mensaje. Las almas están unidas mucho más allá de las religiones. Las palabras son sólo palabras y aún usando otras distintas, creo que estamos diciendo exactamente lo mismo.
Y si todo se torna demasiado complicado, si la carga se te hace demasiado pesada, si tienes ganas de rendirte, contacta conmigo y hazme el honor de dejar que te acompañe.
Te espero en hola@elplanetadeoliviayvioleta.es
 
Nunca te rindas. Quizá tras la siguiente esquina te espera la primavera.
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *