Respeto entre madres. Planeta Olivia y Violeta

Últimamente, no puedo dejar de pensar en la necesidad absoluta que tenemos las mujeres de respetarnos entre nosotras como madres y frenar esta absurda guerra de facciones y corrientes enfrentadas.
Exceptuando seres que no puedo ni calificar capaces de arrojar a su bebe a un contenedor o golpearlo hasta su muerte o hasta su ingreso en UCI como hemos visto en dos casos muy recientes, lo que se le supone a una madre es un amor inmenso e incondicional por sus hijos y ya solo por este hecho TODAS las madres estamos unidas.

Quizá una haya parido en casa y otra en un hospital y tanto la una como la otra estaran convencidas de haber hecho lo mejor para sus hijos, quizá una de el pecho hasta los dos años o aún más allá y otra decida inhibir su lactancia y dar biberón (pinchad) y ambas opciones seran válidas.
Quizá una portee y otra empuje un carrito, quizá una para de modo natural y otra elija cesárea, quizá una haga colecho con su bebé y otra lo deposite amorosamente en su cuna, quizá una siga los dictados de sus instintos y otra los de un libro que habla de horarios rigurosos, quizá una no vacune  y otra no puede ni concebir no hacerlo, quizá una use algodón orgánico en la ropita de su cría  y otra opte por sofisticados y clásicos vestidos llenos de lazos, quizá una decida educarlo en casa y otra lo matricule en la escuela, quizá una le lleve a un colegio público y otra a uno privado y religioso, quizá una no perfore las orejas a su niña y otra le coloque su primer par de pendientes antes de salir del hospital, quizá una le enseñe a vivir con poco y otra le colme de regalos materiales, quizá…

La lista sería interminable y ¿sabéis qué? Que las dos madres actúan convencidas de estar  ejerciendo la mejor maternidad posible, la suya.  Ser madre es difícil, una tarea titánica , la más bella de la vida, llena de decisiones complicadas. Nos equivocaremos muchas veces y es muy triste que sean precisamente otras madres quienes esten esperando nuestro error para señalarnos cruelmente con el dedo.   Seamos buenas compañeras en la maternidad, aunque nuestras opiniones sean completamente divergentes recordemos que estamos unidas en lo fundamental: el amor a nuestros hijos.
                          

amor_de_madre
http://imagenesd.net/imagenes-y-frases-para-el-dia-de-las-madres/

6 comentarios

  1. Cada uno hace las cosas como cree conveniente y sólo el tiempo y algo de distancia suelen ayudar a ver si verdaderamente acertamos o no. A mí me parece que en general la gente es muy entrometida y se permiten hacer preguntas y comentarios fuera de lugar.

    1. Exactamente, cada uno tiene bastante con hacerlo lo.mejor que puede, los comentarios inapropiados sobran, cualquier intromisión malintencionada tambien. Un abrazo y gracias por tu opinión

  2. Hola Alicia! : Soy Laura.
    No puedo estar más de acuerdo contigo. Es horrible a la situación a la que podemos llegar y eso desencadena las continuas y odiosas comparaciones::,la altura,el peso,el lenguaje, hasta la largura del pelo ….y me niego,no quiero caer en comparaciones y en justificaciones hacia mis hijitas.
    Solo quiero una cosa para ellas,que sean FELICES,no me importa que no sean las más listas,ni las más altas,delgadas ni que tengan el pelo más largo jajaja…deseo que se quieran a si mismas,que luchen por lo que quieren respetando a todo el mundo, si hacen eso el camino a la felicidad estará asegurado;y creo que lo que acabo de escribir lo secundarian todos los padres…. pero para conseguir que.nuestros hij@s lo logren a los primeros que tienen que ver haciendo eso es a sus padres,y si estamos siempre con el cuchillo preparado no creo que les sea muy fácil.
    Como tu has dicho ser madre es difícil pero es la tarea más bella,disfrutemosla.
    Un besazo.

    1. Hola Laura,yo tampoco puedo estar mas de acuerdo a mi vez contigo. Que valores transmitimos a nuestros hijos si como adultos nos comportamos asi? Vivamos y dejemos vivir. Seguro que con tu actitud tus hijitas seran muy felices. Fuera comparativas. Besos y gracias por comebtar

  3. Hola, Alicia.

    Quizá todo el mundo se pregunte: "¿qué hace un hombre escribiendo en este blog?" No estoy casado, no soy padre, no he sufrido una pérdida tan grande como la tuya aunque la vida se haya encargado de robarme parcelas de amor que he ido recuperando con el paso de los años. He leído gran parte de tu blog y acierto a comprender no solo tu dolor, sino el del compañero que un buen día elegiste para realizar tu viaje por la vida.

    Cuantas ilusiones se habrán ido de golpe con el adiós inesperado de Olivia, cuantas punzadas de dolor al ver una cuna vacía, cuanto llanto al pensar y no comprender lo ocurrido, cuanto desasosiego en la autoinculpación, cuánta desolación ante las palabras de quienes, a pesar de su buena voluntad… nunca llegarán a comprenderte porque no han pasado por lo mismo. No quiero imaginar vivir una pesadilla así, querida Alicia.

    Lo sé, soy hombre y el milagro de la concepción es algo que solo puedo intuir, pero entiendo la pérdida del ser amado. Olivia saludó, se detuvo tan solo un suspiro en este mundo y se despidió. Dejó en su lugar un enorme espacio de amor que no se puede llenar físicamente porque ella no está. No obstante el amor es, básicamente, espiritual. Por ello, la única estrategia para ser feliz es llenar ese espacio con amor, tal como haces tú. Olivia siempre será parte de vuestras vidas hasta el último día de vuestra existencia. Olivia siempre vivirá en tus recuerdos, en tus emociones y en tu corazón.

    Siento mucho todo el dolor que habéis pasado y me alegra que intentéis solucionarlo con el único elixir que puede curar este tipo de heridas: el Amor. Recordar es seguir amando. Aunque tengo que añadir algo a todo esto. Lo que más siento es que Olivia no haya tenido tiempo suficiente para conocer a unos padres tan amorosos. Pero a pesar de que mis creencias no son las más propicias para pensar en un reencuentro final, sí que tengo la sensación de que Olivia, esa estrella rutilante en vuestro universo, sonreirá dondequiera que esté al sentir el calor de una madre excepcional que siempre, siempre, siempre le dará cobijo en ese lugar de su corazón reservado única y exclusivamente a la pequeña Berizia.

    El mundo de Olivia es así: todo Amor, Siempre en compañía de sus padres, de su hermanita Violeta y de todos aquellos que os aman, enviando un guiño de luz en una noche estrellada cada vez que pensemos en ella.

    Así es Olivia… Así eres tú.

    Os quiere

    Carlos

    1. No tenemos palabras… Estamos muy emocionados, cada frase describe tan perfectamente lo que pensamos y sentimos. Gracias por esa sensibilidad tan especial y por acompañarnos tan cálidamente, con tanto cariño, que es mutuo.
      Nada de lo que escriba alcanza a expresar mi gratitud. Un abrazo inmenso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *