Todo lo que agradezco a este blog. La sorpresa de Olivia The Shop

Este blog me ha traído cosas inesperadas, siempre muy positivas.
Ha ido aclarando el nudo de sentimientos e ideas que se agolpaban en mi interior, enredados como una maraña asfixiante en mi garganta.
Al expresarme aquí iba sanando y al parecer, ayudaba también a las lectoras, que poquito a poquito fueron haciéndose cercanas y queridas hasta convertirse en amigas que habitan en el Planeta Olivia.
He llorado con vuestros emails privados, contándome las historias de vuestros hijos que no están aquí físicamente y que sin embargo ocupan un lugar privilegiado en vuestros/nuestros corazones.
He querido que este blog fuese la voz de muchas de vuestras historias de amor y no sólo la de Olivia y Violeta, pues me siento conectada con vosotras, con vuestras penas y con vuestras alegrías: Cada bebé arcoíris que nace me llena de felicidad.
He agradecido infinitamente cada comentario en el blog, cada comentario en Facebook, cada “Me gusta”, cada nueva petición de amistad, todo lo que me ha hecho sentir que merece la pena seguir escribiendo, que este homenaje a Olivia tiene pleno sentido.
He encontrado gente maravillosa y he redescubierto a gente de mi entorno, de mi propia familia, con una sensibilidad especial hacia Olivia.
Han llegado hermosos regalos, algunos materiales, otros etéreos, todos han sido profundamente agradecidos.
Me siento agradecida, porque cada vez que leéis una entrada siento que mi hija vuela más y más alto, junto a los hijos de muchas de vosotras.
(Utilizo el femenino porque la mayoría somos mujeres, pero incluyo por supuesto a esos hombres magníficos que no tienen miedo de mostrar sus sentimientos y sus lágrimas y también visitan nuestro planeta.)

Entre las muchas cosas buenas que me ha traído este blog, hay una sorpresa. Una muestra más de que hay gente buena en todos los sectores, de que hasta los negocios tienen alma.
Hay una tienda preciosa en Segovia, llamada Olivia. 
http://www.oliviatheshop.com/
Probablemente, de las primeras visitas a esta tienda, cuando aún estaba en la calle Velarde, el eco del nombre de Olivia se quedó resonando en mi mente y quién sabe si no haya influido en la elección del mismo para mi primera niña. Lo que sí es seguro es que me encantaba ir allí durante mi embarazo, con Olivia en mi tripita, oler los buenísimos productos que tiene (el olfato se desarrolla muchísimo en el embarazo) y comprar cositas que llevaran el nombre de mi hija. Luego las iba colocando en su habitación y me imaginaba la ilusión que le haría cuando aprendiese a leer, ver su nombre en tantos objetos bellos.
Cuando Olivia murió, tardé bastante en poder volver allí, pero finalmente lo hice para seguir adquiriendo objetos que me la trajeran de vuelta al recordar el olor de los días felices, prendiendo velitas con su dulce nombre .
Como escribo diarios, cartas para Olivia y hago manualidades para ella, contacté con esta tienda para tratar de averiguar dónde imprimían las etiquetas con el nombre de Oli con el fin comprarlas y personalizar las cosas que le dedico.
Y la respuesta fue ésta, un precioso paquetito con elementos de su packaging, llenito de “Olivias”:


¡Qué detalle tan bonito! No tengo palabras, me ha llegado al corazón.

Gracias, Olivia, hija, porque todo lo que me has traído ha sido bueno, por transformarme, por abrir nuevos caminos y por llegar a tanta gente, a la que, aún sin conocerte, les inspiras gestos de amor.

10 comentarios

  1. Yo pienso que de alguna manera somos unas privilegiadas porque esos bebés que no hemos llegado a criar, traen consigo la magia que nos hace abrir los ojos y ver cosas,algunas de ellas cotidianas, de otra manera. Valoramos y percibimos las cosas de otra manera. A veces dura, pero otras también reconfortante.

    ¡La tienda es preciosa! Y el detalle lleno de amor.

    1. Pues fijate que leí una vez la frase "tener el extraño privilegio de haber perdido un hijo", me impactó mucho, aún disto de comprender y aceptar ese sentido plenamente pero puedo atisbarlo.
      Sí! La tienda es preciosa, Segovia tiene aún más maravillas que el patrimonio artístico. Besitos

    2. Bonito detalle… qué digo bonito: PRECIOSO!
      ese "extraño privilegio" que a ti te choca… a mi me empieza a parecer así… para nosotros hace ya 5 años que nuestra hija Claudia nos abandonó rotos… y ahora…. justo ahora… después de un MUUUUUY largo camino de vez en cuando ese concepto de "especie de privilegio" aparece entre las grietas por donde se cuela la luz… Ahora… cuando veo que a raiz de todo han sucedido cosas especiales, casi mágicas… como tu experiencia con la tienda de Olivia y su regalo…. en situaciones así siento que muchas cosas bonitas no habrian ocurrido nunca… És difícil, abstracto de explicar, pero creo que esas muertes hacen que de vez en cuando la vida nos haga un guiño! una caricia…
      Estoy totalmente de acuerdo con LAPIZ Y PLUMA!
      Un abrazo y un beso de largo recorrido para Olivia!

    3. Muchas gracias, Mónica! Me encanta que mamás que han vivido más tiempo desde la partida de sus hijos cuenten cómo lo viven ahora, como la vida les va mostrando caminos hasta ahora desconocidos… esa Magia de la que hablas. Aún en medio del dolor, también yo lo siento así. Señales, encuentros, personas, transformaciones profundas, aprendizajes, destellos de luz… mágico legado de Olivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *