(I)10 Estrategias contra el miedo en el nuevo embarazo. Primer trimestre. Planeta Violeta

Nietzsche: “Quien encuentra un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo”

Quiero que este blog sea positivo y nos de fuerza para mirar siempre hacia adelante, pero también es un blog sincero, que no oculta la realidad cuando se hace dura.  Ante las circunstancias adversas, podemos abandonarnos y dejar que nos dominen o podemos intentar cambiarlas, o aceptarlas y convivir con ellas pacíficamente si es que no se pueden cambiar. Aun cuando no las podamos cambiar totalmente, siempre podremos mejorarlas, o finalmente, mejorar la actitud con la que nos enfrentamos a ellas.
Así sucede con el miedo en el embarazo tras la pérdida.

En la entrada  El nuevo embarazo. Cuando sentí que estaba lista  cuento cómo el amor venció al miedo y me sentí preparada para dejarme llevar por la vida y lo que quisiera traerme. Así contado, parece muy fácil y parece que a partir de ese momento el nuevo embarazo está siendo un camino de rosas y de felicidad plena.
Pero no es así, es díficil lidiar con el miedo, es díficil ganarle la batalla porque es muy poderoso. Pero no es imposible.

La batalla contra el miedo por orden cronológico.

Voy a dividir las estrategias contra el miedo y la ansiedad en el nuevo embarazo por trimestres, (aunque todas sirven a lo largo del todo el embarazo) y tanto en el presente post como en los siguientes,
II Estrategias contra el miedo en el nuevo embarazo. Segundo trimestre y
III Estrategias contra el miedo y la ansiedad en el nuevo embarazo. Tercer trimestre , iré explicando cada una de ellas.

ESTRATEGIAS:

1. Tomar consciencia de tu estado real de ánimo y explicártelo a través de un diálogo interno.

2. Pensar que el nuevo bebé se merece un embarazo feliz para que el amor maternal y nuestro instinto de protección nos de fuerza.

3. Dar la vuelta a los pensamientos negativos para obtener uno positivo.

4. Permitirte seguir en duelo. No sentirte culpable por llorar ni exigirte estar bien en todo momento porque temes hacer daño al nuevo bebé con tu tristeza.

5. Ser consciente de los miedos cuando aparecen. No juzgarlos. rebatirlos a través de la racionalización.

6. Buscar ayuda profesional si el miedo nos supera y nos paraliza.

7. Fortalecer el vínculo con el nuevo bebé.

8. Visualizarte con tu nuevo bebé en situaciones felices.

9. Volver a confíar en la vida.

10. Contra la ansiedad:
10.1. Conocer el círculo de la ansiedad y romperlo con la interpretación realista
10.2.  Combatirla con diversas técnicas (detalladas en la entrada (III)Estrategias contra el miedo y la ansiedad en el nuevo embarazo. Tercer trimestre)

Afrontando el primer trimestre

He de confesar que pasados los primeros días de euforia y alegría desbordantes por saber que una nueva vida se gestaba en mí, Sufrí un empeoramiento en mi estado de ánimo, me encontraba más abatida, más proclive al llanto, que volvió a presentarse casi todos los días, menos fuerte y optimista.

Las Cuatro causas del retroceso (siendo la tercera y la cuarta las más importantes):

1. Hacerme consciente de que el nuevo embarazo no traerá de vuelta a Olivia.
Huelga
decir que estaba preparada para el nuevo embarazo, que había un trabajo previo, que tenía clarísimo que esperaba un nuevo
hijo, distinto, igual de amado, que no sustituiría a nadie
sino que tendría su propio espacio, etc. pero esta verdad tan de sentido común, tan obvia, la sentí como una punzada pasada aproximadamente una felicísima semana de embarazo . Recuerdo que lo verbalicé :
” No es Olivia”.
2. El cambio hormonal que se produce con el embarazo es muy potente y habrá a quien beneficie, como a mí misma una vez pasado el primer trimestre, pero a veces también puede ocasionar una tormenta de emociones que creíamos desterradas o dominadas. Si le sucede a muchas embarazadas, es aún más comprensible en un embarazo tras perder a tu recién nacido.

3. Los recuerdos.
Al volver a quedar embarazada, los recuerdos del embarazo anterior vuelven a estar presentes de una manera muy vívida, porque se reviven las mismas situaciones.   La consulta del ginecólogo, los análisis, las ecos, etc.  por un lado te llenan de alegría al ver que hay un nuevo ser, tan amado, aún minúsculo, creciendo  dentro de ti, pero por otro recuerdan todo lo que ya se había vivido con el bebé anterior, tan amado, esperado con tanta ilusión.
Lo más duro era volver a hacer algo por primera vez, la primera visita, la primera prueba, etc o revisitar un lugar al que no habíamos ido desde la muerte física de Olivia.
También la visión de bebés muy chiquititos en las consultas es dolorosa.
4. Miedo
de que  la historia se repita, miedo a perder lo que más quiero, miedo
al sufrimiento atroz e indescriptible. Miedo que atenaza, que hace
llorar, que descentra, que desequilibra y no deja disfrutar
del todo de la vida y del embarazo.
Miedo a que esos pensamientos
traigan mala suerte porque hay quien dice ” No lo pienses que lo atraes”,
una frase que me parece terrorífica y carente de fundamento
,  puesto que no podemos controlar
nuestros pensamientos inconscientes. Debido a este motivo supersticioso, acabas por tener miedo a verbalizar que tienes miedo.

Estrategias contra el miedo. Primer trimestre:
1. Primero de todo, ser consciente de tu estado real de ánimo y explicártelo a través de un diálogo interno: “Estoy peor, lloro más, pero hay cuatro motivos racionales, el comprender que Olivia no volverá, el cambio hormonal ,el revivir los recuerdos y el miedo. Estoy en medio de mi duelo y estoy volviendo a ser mamá, es comprensible que hasta que me ajuste al cambio, sufra un retroceso. Paciencia y amor”
2. Voy a pensar en el nuevo bebé que se merece un embarazo feliz y lleno de ilusión. Como mujer y madre, confío en la fuerza que me da el amor maternal y mi instinto de protección con el nuevo bebé. (lo cual no me convierte en superwoman ni evita que el duelo continue, ver estrategia 4)
3. Si me hundo al recordar a Olivia y siento la pena inmensa de que no esté aquí físicamente, le doy la vuelta al pensamiento negativo para obtener uno positivo y me inspiro en ella ,en su lucha y en su valentía, para que me de fuerza para cuidar del nuevo bebé.
4. NO Sentirte culpable por aquello de que “Es perjudicial para el bebé que la mamá se encuentre deprimida”.
No dejes que te afecte que la gente te diga que “tienes que estar bien”. Tienes derecho a estar triste por el bebé que falleció, tienes derecho a seguir en duelo, no vale de nada ocultar la pena o reprimirla. No pienses en lo que “tienes que hacer”, sino en lo que “quieres hacer”
“Querer ”  es una cuestión que nace de nosotros,” tener que”  es una imposición externa, por eso lo distingo, es muy importante. Y como quieres estar bien por tu nuevo bebé, encontrás que pronto hay más alegría que tristeza, con paciencia y voluntad de superación y sobre todo con mucho amor de madre.
5. Ser consciente del miedo, no juzgarlo, observar que está ahí. Y rebatirlo a través de la Racionalización, ¿Hay razones médicas para pensar que se pueda repetir un desenlace trágico? NO, pues
fuera supersticiones absurdas. Es absolutamente lícito y normal en un embarazo después de una pérdida tener miedo, sólo faltaba que encima tengas que castigarte por ello creyendo que con ese miedo lógico vas a atraer algo malo para el nuevo bebé.  No atraemos nada por lo que no trabajemos voluntaria y conscientemente, nada que no desemos.Y por supuesto, nadie en su sano juicio atraería voluntaria y conscientemente la desgracia más grande sobre sí. Nadie la desearía.  (Este tema de La ley de la atracción y por qué las personas negativas parecen atraer situaciones negativas merece otra entrada aparte, pero no tiene nada que ver con la muerte de un hijo. Eso ni se atrae ni se puede evitar, está absolutamente fuera de nuestro dominio. )
No seamos tan egocéntricos, es muy humano creer que todo gira en torno a nosotros, que tenemos el control de todo. Sin embargo, como dice el Libro Tibetano de la Vida y la Muerte,  las cosas realmente importantes de nuestra vida escapan a nuestro control. No controlo cuando moriré, ni cuando lo harán los seres que más quiero, no controlo que pueda yo o mis seres queridos enfermar gravemente, no controlo que alguien se enamore de mí o se haga mi amigo, ¿Por qué? Porque son cosas en las que incluso poniendo nosotros todo lo que esté de nuestra parte (y eso sin duda puede favorecernos),  hay factores completamente ajenos a nuestra voluntad que intervendrán decisivamente para bien o para mal y sobre los que no tenemos ninguna responsabilidad.
6. Buscar ayuda profesional  si vemos que el miedo nos domina demasiado y hablar con la pareja, la familia y los amigos no es suficiente.  Ahora bien, por mucha ayuda que tengas de un terapeuta, el trabajo real, duro, constante, decidido, comprometido, serio, dedicado, etc. lo tienes que hacer tú. En realidad todas las soluciones están dentro de nosotros mismos.

4 comentarios

  1. Hola! Qué bonito blog el tuyo, me ha gustado conocerlo. Me alegra que te guste lo que pueda aportar y ojalá que efectivamente pueda ayudarte en algún aspecto, me sentiría muy honrada, pues ese es el principal propósito de este blog,
    Gracias a ti!

  2. hola alicia! hoy me entere que estoy embarazada de vuelta. me emocione mucho….llore mucho…para serte honesta fueron una mezcla de sentimientos muy fuertes….gracias x escribir estas cosas tan bonitas…un beso grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *